81 Party, HA Barcelona by Tomás Russi

Cuero, hilo, metal. Tres elementos esenciales.

Cuero, hilo, metal. Tres elementos esenciales.

Hace poco aconteció un día muy especial en el calendario. Tan especial que no todo el mundo sabe qué sucede, qué significa o por qué ocurre.

Fue el día número 81 del año 2019, y el 81 es lo que lo hace especial. La octava letra y la primer letra del abecedario, HA. Así de intrincado es el simbolismo que tienen que incurrir las personas para poder sentirse parte de un grupo marcado por la historia.

Me invitaron para hacer la cobertura de foto del evento, a lo cual accedí con mucho gusto. Quería presenciar con mis propios ojos lo que películas, videojuegos, medios de noticias y leyendas urbanas cuentan de manera tan particular y distinta.

Banderas, lemas, grupos, camaradería. Lo social.

Banderas, lemas, grupos, camaradería. Lo social.

Al llegar me encontré en un evento más. Mas allá de los detalles que lo hacían una fiesta 81, no me vi en un acontecimiento sectario, místico u oscuro. Sino que me topé con personas que se reunían por el hecho de, justamente, reunirse. Seres humanos que comparten el mismo humor, la misma pasión, los mismos gustos. Que no eran amigos por el hecho de compartir un trabajo o una familia, o porque las circunstancias de la vida los llevó a verse seguido y a forzar vínculos, sino que eran amigos, camaradas, porque ven en el otro una parte de ellos mismos, alguien que los entiende porque pasó por lo mismo y llegó a una conclusión parecida. Me recordó a mis épocas en las que me reunía con usuarios de un foro (en las primeras épocas en donde la gente comenzó a relacionarse por internet), y donde cree lazos muy fuertes con personas que vivían muy lejos de donde yo hacía mi día a día.

En esta fiesta no vi excesos, ni seres intimidantes. Viví un encuentro de personas que se reunían después de tal vez un año sin verse, pero abrazándose como si compartiesen todos sus días. Me informé sobre organizaciones dedicadas a luchar contra el prejuicio que sufren los perros calificados como peligrosos (o PPP, como se los señala en España). Contemplé artistas del grafiti que se solidarizaban tanto con dichas organizaciones como por las persecuciones que sufren los asistentes a dicho evento. Escuché bandas locales, una de ellas realizando un impecable tributo a AC/DC. Presencié shows amateurs y profesionales, cual muestras de una compañía de danza, pero de erotismo, strip-tease y fetichismo.

Women.

Women.

81party-4.jpg
Let there be sound.

Let there be sound.

A mitad de la noche llegó Fede, un colega al que había invitado porque sabía que podíamos compartir la misma perspectiva de la velada. Seguimos sacando fotos, analizando la situación, preguntándonos si el resultado de nuestros clicks sería equivalente al de los grandes referentes. Y las horas fueron pasando, terminaron los shows, se dieron emotivos momentos de agradecimiento entre las bailarinas y su tutora, y entre los motociclistas con sus camaradas caídos.

Creo que no hay una visión absoluta de las cosas, creo que uno ve lo que quiere ver o lo que otro quiere que vea, esas dos opciones nada más. Yo fui a este evento para ver un grupo humano, y lo ví, lo viví y lo recordaré. No como un grupo de gente ruda y oscura, sino como un grupo de personas unidas por una elección propia, como unidas por un foro de anime, alla por el año 2007, en donde jóvenes y adolescentes se reunían para no sentirse tan solos.

81party-6.jpg
81party-7.jpg
81party-8.jpg
81party-9.jpg
81party-10.jpg
81party-12.jpg

Nabucco - Parte 1 by Tomás Russi

Una cafetería se parece a un bar en el sentido de que muchas personas buscan estar solas en conjunto.

Una cafetería se parece a un bar en el sentido de que muchas personas buscan estar solas en conjunto.

Ahora hago un salto a la situación actual. La idea no es hacer algo cronológico sino mas bien con un sentido orgánico, como se va dando en el relato.

Me encuentro en Barcelona, ya mudado, asentado y acomodándome. Desde que llegué fui rebotando de un lado a otro, buscando mi lugar y sobreviviendo a la vorágine de emigrar de un país distinto. 

El último rebote me dejo en una cafetería del barrio de Gracia. Un pequeño y peculiar lugar donde uno puede encontrarse situaciones muy extrañas dentro de las rutinas cotidianas. Como Monte Hermoso, o Twin Peaks.

Cada uno desde su lugar encuentra la forma de crear con estilo propio.

Cada uno desde su lugar encuentra la forma de crear con estilo propio.

El lugar se llama Nabucco Tiramisu, y en él conocí a hermosas personas e incluso muy buenos colegas fotógrafos. La mayoría de mis compañeros son italianos, como el dueño, por lo que últimamente siento que estoy absorbiendo mas cultura italiana que española, aunque, por como voy viendo las cosas, veo que ni la cultura española ni la italiana, se aleja de la argentina.

Se podría decir tal vez, que siento que ellos entienden mi humor, cosa que me hace sentir mas cómodo y me permite ser yo mismo. Tal vez no lo utilizo de forma escrita, pero cara a cara utilizo un humor muy cínico y ácido, que no suele caer bien al europeo promedio (aunque dicho sea de paso, tampoco le gustaba a muchos argentinos).

Por mas uniformes que nos pongamos, en el fondo seguimos siendo nuestra esencia.

Por mas uniformes que nos pongamos, en el fondo seguimos siendo nuestra esencia.

En este café me desempeño como camarero, aunque hay días que atiendo en la barra o me quedo haciendo cafés, eso hace que no sea tan rutinaria la cosa, y ayuda a que no quiera escaparme por el aburrimiento al tercer mes de estar ahi.

Esta estabilidad de salario fijo, que no sentía hace años, me permite relajarme un poco más con la cámara, ya no tengo una bestia gigante llamada fin de mes corriéndome detrás para que genere dinero con lo que sea. Así que ahora elijo mas a los clientes, puedo enfocarme en proyectos que llamen mi atención, que merecen ser impulsados para que progresen. Y así voy creando más fotos de las que quiero, y no tantas de las que debo.

El barrio Gracia y sus plazas, donde las familias catalanas, alemanas y francesas sueltan a sus niños mientras absorben el sol.

El barrio Gracia y sus plazas, donde las familias catalanas, alemanas y francesas sueltan a sus niños mientras absorben el sol.

Calles angostas, llenas de bicis y corredores, donde solo los aventureros y proveedores se animan a circular en furgos.

Calles angostas, llenas de bicis y corredores, donde solo los aventureros y proveedores se animan a circular en furgos.

De pequeños a viejos, todos exprimen lo que pueden cada rayo de sol que les da la temporada fría del año.

De pequeños a viejos, todos exprimen lo que pueden cada rayo de sol que les da la temporada fría del año.

Y Gracia también es hogar de quienes eligen encarar la vida de un modo distinto, con otra mirada.

Y Gracia también es hogar de quienes eligen encarar la vida de un modo distinto, con otra mirada.

Monte Hermoso - PARTE 1 by Tomás Russi

Ciudad de playas anchas, de Sol a Sol

Habiendo tomado unas buenas y merecidas vacaciones de las redes sociales, vuelvo al ruedo con un cambio de paradigma.

Creo que detrás de cada foto hay una historia, y por más que me esfuerce para que la misma refleje este relato, hace falta el peso de la palabra para ver la imagen completa.

Decidí empezar por un lugar que me marcó mucho desde su diversa y compleja sencillez, Monte Hermoso.

Retrato por Eduardo Correa Luna

Retrato por Eduardo Correa Luna

Esta historia empieza junto con el año 2017. Y fue evolucionando hasta finales del 2018. En ese tiempo trabajé ambas temporadas de verano como fotógrafo de playa para @f10montehermoso . Arribé a una ciudad que no conocía, para vivir en una casa junto con 7 extraños y realizar un trabajo que hasta ese entonces nunca había hecho. Mis compañeros eran muy distintos, cada uno había llegado a la casa como un paso más para llegar a sus metas actuales, siendo la mía (creo) escaparme un poco de Buenos Aires. La convivencia era difícil, éramos muchos, lo que me llevó a querer pasar la mayor cantidad de tiempo fuera de la casa. Así fui conociendo a las hermosas personas de esa ciudad, con las cuales uní fuertes lazos de amistad. Entre ellas se encontraban todos los rubros que recibían a los turistas ansiosos de relajación y consumo. Fotógrafos, cerveceros, pizzeros, dj’s, fabricantes de pasta, artistas y emprendedores. Algunos hasta comparten más de una categoría de las mencionadas.

Marcia atendiendo en Pizza al Paso.

Marcia atendiendo en Pizza al Paso.

En el primer año me la pasé prácticamente en Pizza al Paso o en la casa de Dinko, un amigo/hermano que conocí en la playa cambiándole fotos por cerveza. En esa casa vi pasar mucha juventud montehermoseña, llena de energía, de proyectos y emprendimientos. Y fue ahí donde armé mi círculo más cercano.

A la pizzería iba prácticamente todas las noches a cenar, es el día de hoy que no conozco mejor pizza que esa. Ahí conocí a Vir y Guido, que llevaban el lugar, y a Marcia, que atendía en el mostrador. Ella al mismo tiempo era la hija del Gallego, quien tenía un parador de playa donde almorzaba sandwiches con sidra, muchas veces acompañado por Eduardo, quien era mi jefe y luego resultó ser uno de mis amigos mas cercanos en esta historia. Todo terminaba conectando en una gran familia, todos éramos pequeñas partes de un ser gigante en forma de ciudad.

El Gallego en su Pelicanito.

El Gallego en su Pelicanito.

Eduardo en estado puro.

Eduardo en estado puro.

Monte te da frames extraños.

Monte te da frames extraños.

Ruso y Rusa, padre e hija, empresa de dos.

Ruso y Rusa, padre e hija, empresa de dos.

Todos los días bajo el sol. La manta muta, pero su esencia no.

Todos los días bajo el sol. La manta muta, pero su esencia no.

Cada uno con su revelación.

Cada uno con su revelación.